La Ruina De Uzías

octubre 4, 2020
36

La Ruina De Uzías

Texto: 2 Crónicas 26:1-5

Introducción:

Cansado de ver la tele?  Frustrado por las contínuas interrupciones de sus programas favoritos?  Le desanima la Tele?  Le informa la tele?  Le motiva la tele?  Le asusta la tele?  Porqué mejor no empezamos a leer la Biblia y luego nos daremos cuenta que lo que digan en la tele no tiene efecto en nuestras vidas siempre y cuando hagamos como hizo uno de los reyes de Judá.

Pareciera que la actitud que muchos de nosotros frente a la situación mundial, nos conduce a tomar una salida y esa se llama SOBREVIVIR!   Cuando deberíamos de hacer las cosas que a continuación vamos a narrar de la vida de éste rey. Quizá la alternativa que muchos de nosotros vemos es subsistir en medio de las aterradoradoras noticias que a diario vemos en la tele.  Es cierto que la situación nos ha afectado a todos o a casi todos, pero ese no es motivo para desistir.  Piense por un momento qué les sucederá a aquellos que “no esperan en Dios”

ISAIAS 41:10 nos dice lo siguiente: No temas porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempe te sustentaré con la diestra de mi justicia.

El Rey Uzías, el personaje de el sermón de esta mañana conocía

perfectamente a Dios, sabía que aunque la situación en la que se vivía en sus tiempos, Dios no lo iba a dejar burlado, por eso insistió en buscar a Dios.  Sabiendo que todo iba a salirle bien.  Conocía el libro de Los Salmos y su contenido.  Salmo 121

 

La pregunta a hacernos nosotros en ésta mañana es: A quién le vamos a creer?   Nos vamos a dejar influenciar por los medios de difusión?  Vamos a seguir con nuestro estilo de vida o lo vamos a interrumpir?

* Debemos seguir creyendo

* Debemos seguir Trabajando

* Debemos seguir esperando

* Debemos seguir Invirtiendo

Mientras otros especulan… Nosotros busquemos a Dios, mientras otros han tomado en cuenta iniciar una campaña de austeridad… nosotros debemos seguir confiando en Dios. 

Hebreos 13:8 dice: Jesucristo es el mismo ayer, y hoy y por lo siglos.

Guerras y conflictos siempre han habido… paz no va a ver hasta que venga El Príncipe de Paz.